22 octubre 2009

La condición del ateo

¿Qué es ser ateo? ¿Puede alcanzar un sentido positivo la condición de ser ateo?

Ateo es el que niega la existencia de dios, afirma la RAE (http://bit.ly/4qsikr). Pero esta definición abre más dudas que certezas. Cosa esperable para una definición negativa: cuando yo afirmo que soy ateo, digo lo que no soy (no soy creyente), pero no explicito lo que soy. Es por eso que ser ateo puede implicar numerosas formas de ser. Parafraseando a Aristóteles: ser ateo se dice de muchas maneras.

Es por eso que no podemos quedarnos como meros negadores escépticos de la existencia de dios. Pero eso no significa que debemos contentarnos con formar parte de una pluralidad lineal de matices ateístas. De manera análoga a lo que hacía el Estagirita con respecto al "ser en tanto que ser" (investigando sobre cuál es la principal manera de predicar sobre éste), podríamos determinar el aspecto principal de "ser ateos en tanto que ateos", más allá de etiquetas secundarias que querramos ponernos.

Eso significa que hay que evaluar la práctica de quien dice ser ateo y que, a la vez, desea ser un integrante de avanzada en esta sociedad. Para ello no bastan discursos formalmente intachables, replicando argumentos religiosos. O textos incendiarios escritos por individuos que, a pesar de deslindar verbalmente con la religión organizada, en la realidad concreta concilian con los intereses de la misma, al no denunciar el transfondo económico y político del sistema que le da vida.

Consideremos que el ateo no forma parte de una clase social aparte entre los seres humanos, sino que también está sujeto a situaciones concretas y a ideologías concretas. Estas últimas pueden ser reaccionarias, conservadoras, reformistas o revolucionarias. A partir de ellas, el no-creyente interpreta el mundo y propone actuar sobre él.

Teniendo en cuenta lo expresado líneas arriba, ¿cuál es el aspecto principal de la condición atea, la que lleva en sí el futuro del ser-ateo? Por un lado, el nihilismo es simplista y jamás ha apuntado a desarrollos. De otro lado, los críticos de las instituciones eclesiásticas han dado su mayor aporte en la época de la Ilustración, pero su activismo es limitado en la actualidad en una sociedad en franco proceso de secularización. Es por ello que habría que postular un ateísmo radical, que contribuya a la socialización de un pensamiento liberador, que cumpla con el programa heroico de gestar valores nuevos dentro de una posible sociedad nueva.

Pero, ¿cómo sería ese ateísmo radical? Esa es ya otra pregunta. Aún mi reflexión es algo inmadura para responder esta pregunta, sin caer en subjetivismo. Sólo podría deslizar una idea inspirada en un pensamiento de Mariátegui: no seremos forjadores de un mundo mejor por ser meramente ateos, sino que somos ateos porque queremos ser forjadores de un mundo mejor.

4 comentario(s):

Roberto Ruiz dijo...

Crees que el ateismo forjaria a un mundo mejor?
hmmm...no creo!
Imaginate si todos los gobiernos hicieran caso a las sandeces que dices, y las leyes no estuvieran basadas en principios cristianos. Te gustaria vivir en una sociedad sin libertad de expresion como la cubana, o la china o la rusa de los 80? y te condenaran por escribir todo lo que escribes.
Si sigues por este camino terminaras siendo un filosofo fracasado como mchos. En lugar de irte en contra del sistema, mejor estudia por que este sistema es el que mejor ha resultado hasta el momento. piensa un poco. eres filosofo.

Francisco Ramos dijo...

Señor Roberto Ruíz:

Ser ateo no es condición suficiente para transformar el mundo. Por ello no seré yo quien enarbole las banderas del llamado "ateísmo agresivo" (no creo en la prédica moralista o inmoralista como medio de cambiar las cosas).

Pero si considero que una espiritualidad atea es algo necesario para quienes apuntamos a una transformación del mundo en sentido socialista.

La razón es que una conciencia cristiana es un obstáculo para desarrollar estrategias de superación de los problemas sociales. No soy partidario de apuntar a un "más allá" ideal como algo que trasciende las cosas del mundo concreto. Me parece que ello lleva en última instancia a la resignación para con los males del presente, a cambio de una esperanza improbable de goces paradisíacos.

Le solicito que no utilice calificativos insultantes para expresarse en este blog, que se encuentra bajo mi administración. Con ellos, Ud. no me agrede a mí, sino a quienes buscan leer en los blogs algo más que expresiones con lenguaje matonesco.

MAP dijo...

Muy interesante artículo. Tienes toda la razón no basta con ser ateo. Sería mejor si se es ateo socialista, humanista, científico y democrático. Más sobre esto en: http://humanarazonperu.blogspot.com/search?q=ateo

javier zuñiga dijo...

estoy de acuerdo con lo que dices.yo pienso en que ser ateo es el principio del camino hacia un cambio personal,luego social y mundial.el cristiano no logra ver mas alla de lo que les dicen que vea su religion pues esta le dice que es pecado.un mundo lleno de cristianos es el amyor obstaculo para el desarrollo de una nueva sociedad,la filosofia de jesus enzeña que debes aceptar los male con resignacion pues de ellos es el reino de dios,pero eso practicamente es un suicidio,es nihilista y contra la vida y la voluntad de poder,no han sido los cristianos precisamente quienes han hecho los grandes cambios en la historia del hombre,sino que ellos se basan en un libro antiguo que condena la duda,y sin la duda que habria logrado la ciencia? nada pues el pensamiento cristiano acepta las escrituras biblicas como las palabras reveladoras de la verdad y descalifican ala ciencia y sin embargo echan mano de ella.que seria de nosotros de no haber existido ateos como karl marxs,darwin,einstein,sigmund freug entre otros que gracias ha seguir el camino de la razon lograron lo que no pudo hacer la iglesia.el cristianismo no deja pensar a millones de personas y les infunde el miedo con la idea del infierno,lo cual colectivamente no nos deja crecer como sociedad y conocernos mas como individuos para poder ir eliminando lo que nos perjudica como especie.ser ateo despues de crecer bajo las creencias de una sociedad conformista es como nacer de nuevo y romper el cascaron para conocer el mundo,como dijo nietzsche para destruir hay que construir algo nuevo,asi que empezemos ya,sin malgastar nuestra vida soñando con un otro mundo imaginario,mientras dejamos que este se vaya abajo,no todos los ateos pensamos igual pero tenemos en comun algo,la necesidad del conocimiento,nosotros no decimos conocer la verdad sino que intentamos conocerla,pero mientras no se logre romper esas cadenas moralistas (no es que sea inmoralista,creo en la moral individual,)segiremos estancados en creencias que ya son insostenibles pero popurales entre las masas porque ha estas les resulta mas facil creer que pensar.
este es mi comentario y fue un gusto participar en este espacio...